lunes, 26 de agosto de 2013

Día Nacional de la Solidaridad


"Cuanto menos poseemos, más podemos dar. Parece imposible, pero no lo es. 
Esa es la lógica del amor."    
Madre Teresa de Calcuta


El 26 de agosto se celebra en Argentina el Día Nacional de la Solidaridad en conmemoración al nacimiento de la Madre Teresa de Calcuta, persona que  ha dedicado su vida a los pobres.
Agnes Gonxha Bojaxhiu (su verdadero nombre) nació el 26 de agosto de 1910 en Skopje, Imperio Otomano, en la actual Antigua República Yugoslava de Macedonia), de padres albaneses. Desde los 18 años perteneció e ingresó en la Orden de las Hermanas de Nuestra Señora de Loret y desde 1927 trabajó en la India.

Recibió el PREMIO NOBEL DE LA PAZ en 1979 y falleció un 5 de diciembre de 1997


El ejemplo de la Madre Teresa de Calcuta ha sido un reto a la conciencia de la humanidad ya que ha impartido valores de solidaridad, respeto, familia, comprensión, esperanza y cooperación.

 La palabra solidaridad proviene del sustantivo latín soliditas, que expresa la realidad homogénea de algo físicamente entero, unido, compacto, cuyas partes integrantes son de igual naturaleza. En primer lugar, la solidaridad, la unión necesita de dos partes, como mínimo, y es aquí donde la naturaleza humana  permite y posibilita ayudar, interaccionar, cooperar con el otro.

Ser una persona solidaria no se limita al ofrecimiento de ayuda, sino que implica 

un compromiso  con aquel al que se intenta ayudar.

La solidaridad, se enriquece y alcanza su plenitud cuando se le adhiere la virtud de la caridad, cuando se realiza por amor, cuando se convierte en entrega. El verdadero amor al prójimo, la verdadera caridad y entrega, se manifiestan en eso: en dar la propia vida. No sólo bienes, sino la vida entera.

Desde este punto de vista, el mayor ejemplo de solidaridad y entrega en nuestros tiempos lo encontremos en la Madre Teresa, quien no conoció límite alguno para esa entrega personal a los necesitados.

Frases celebres de la Madre Teresa:

"El amor, para que sea auténtico, debe costarnos"

"No puedo parar de trabajar. Tendré toda la eternidad para descansar"

"La paz y la guerra empiezan en el hogar. Si de verdad queremos que haya paz en el mundo, empecemos por amarnos unos a otros en el seno de nuestras propias familias. Si queremos sembrar alegría en derredor nuestro precisamos que toda familia viva feliz."



Fuente: Centro de Integración, Cooperación y Desarrollo Internacional

No hay comentarios: